OPINIÓN

Comentario del Corán, por Seyyed Husein Naser: Al Fatiha

Todas menos una de las 114 suras del Corán comienzan con En el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso, conocida como la Basmalah en árabe y que aparece en 27:30:

إِنَّهُ مِن سُلَيْمَانَ وَإِنَّهُ بِسْمِ اللَّهِ الرَّحْمَنِ الرَّحِيمِ

 Dimos ciencia a David y a Salomón. Y dijeron: «¡Alabado sea Alá, que nos ha preferido a muchos de Sus siervos creyentes!» (La Sura de la hormiga).

Existe un debate sobre si la basmalah es un verso de cada sura o el comienzo de una nueva sura.

Se considere o no un verso numerado, en la mayoría de las escuelas de la Ley Islámica, con la excepción de las escuelas Shaafi y Yafari, la basmalah no se recita con ninguna de las suras durante las oraciones diarias.

Al respecto, Anas ibn Malik (m. 91/709); un compañero cercano del Profeta dijo: «He orado detrás del Profeta, Abü Bakr, Omar y Uthman (los tres primeros califas del Islam), y cada uno de ellos comenzó su recitación con Dios, Alabado, Señor de los mundos, sin mencionar En el Nombre de Dios, el Compasivo, el Misericordioso». Pero en otra tradición, se informa que Abü Hurayrah, otro de los Compañeros del Profeta, recitó la besmalah mientras dirigía la oración y dijo: «Entre ustedes, hago la oración más próxima a la oración del Mensajero de Dios».

Basado en un dicho de Jafar al-Sadiq, el sexto Imán chiíta, quien también es una figura intelectual fundamental en la tradición sunita, establece que la basmalah es «el verso más grande en el Libro de Dios», todos los eruditos chiítas sostienen que la basmalah es un verso de la Fatiha y de cualquier otra sura que comienza con ella. Otros dicen que es un verso, aunque separado de las suras que comienzan con él.

Al respecto, Ibn Abbas, un primo del Profeta de los más importantes eruditos en la primera gereración de los musulmanes, transmitió que el Profeta no sabía el punto de separación de una sura de la otra hasta que Dios le reveló En el Nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso.

La besmalah, en su forma abreviada, En el Nombre de Dios, es empleado por musulmanes piadosos para consagrar todas las acciones lícitas. Desde esta perspectiva, todas las cosas deben ser hechas por la causa de Dios y en Su Nombre. En ese sentido, dijo el Profeta (as): «Cualquier asunto importante que no cominza con el Nombre de Dios, será interrumpida».

La preposición en (bi) puede implicar un verbo al principio, lo que en la oración significa «comienzo» o «busco ayuda» en el Nombre de Dios o bien un sustantivo: «El comienzo de esta discusión comienza en el Nombre de Dios». Alternativamente, estas mismas frases podran ser vistas del siguiente modo: «En el en el Nombre de Dios comienzo». En el Nombre de Dios significa también «‘Comencé en el Nombre de Dios, así que comienza tú también», como si Dios dijera: «Empecé a través de Mi Nombre, Fue unido con Mi Nombre, y han comenzado en Mi Nombre, así que comienza por Mi Nombre, únete a Mi Nombre, y comienza en Mi Nombre».

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

A %d blogueros les gusta esto: